El Santo Rosario

Directorio

  Inicio > Documentos y artículos > La pregunta del millón

 

Inicio

Mapa del sitio

Presentación

Jesucristo

La Virgen María

El Santo Rosario

El Santo Via Crucis

Programa Santo Rosario

Crear CD del S. Rosario

Chat del Grupo

Sala de oración

Oraciones del cristiano

Blog de la Agrupación

El Evangelio de hoy

Buscar en la Biblia

Buscar en el Catecismo

Software y utilidades

Enlaces a sitios católicos

Noticias recientes

Noticias y eventos

Arte religioso

Música religiosa

Documentos y artículos

El Santo del día

Contacta con nosotros

Búsquedas

Archivos del sitio

 

La pregunta del millón: "¿Qué hacemos aquí?

¿Porqué estamos aquí?, ¿para qué estamos?.

Mi intuición me dice que no somos simplemente producto de la casualidad, de la probabilidad estadística en el desarrollo del Universo, sin otra finalidad que la de existir.

Alguien dijo que el ser humano es el instrumento del Universo para llegar a conocerse a sí mismo. Esta respuesta a medias encierra una de las claves que distinguen al ser humano del resto de los demás seres existentes; reconoce una finalidad para justificar la existencia del género humano. Representa al hombre como ser destinado a la evolución, apoyada por deseo de conocimiento que singulariza al pensamiento humano. Partiendo desde la creación del Universo y pasando por sus distintas etapas de transformación constante de energía en materia y viceversa, hasta llegar a la creación de un ser con capacidad de pensar, podríamos llegar a la conclusión de que hay una evolución continuada del Universo y del hombre que llevaría a este último hasta la comprensión de los actuales enigmas del Universo y de su propia existencia.

Pero el ser humano no sólo busca el conocimiento, sino que también busca la perfección que no es sinónimo de conocimiento. El deseo de ser cada vez más perfecto (más inteligente, más sabio, más justo...) también distingue al ser humano de los seres que sólo se perfeccionan a través de la selección natural, mientras que el hombre puede incidir de forma más directa y eficaz en su perfeccionamiento (si así lo desea) a través de las cualidades de la mente ( voluntad, capacidad de aprendizaje, comunicación, imaginación, creatividad, ...).

Me inclino por creer en el hombre integrado por las abstracciones cuerpo, mente y espíritu, que le dan las capacidades suficientes para adquirir sabiduría, para evolucionar y perfeccionarse. Sin entrar en el pensamiento y en los conceptos filosóficos que van desde los primeros filósofos griegos, pasando por la conciliación de razón y fe (santo Tomás de Aquino), por la filosofía moderna y contemporánea (Kant, Schopenhauer, Nietzsche, el marxismo, Bergson, etc.), por las ancestrales filosofías orientales, y acabando en la quizá excesiva confianza puesta actualmente en la ciencia y la tecnología, pues como dice el filósofo Lu Beca: "La sabiduría es buena base para la evolución mística y el acercamiento a Dios. Aunque los más doctos materialistas se nos muestran como ateos, no pueden negar su insuficiencia y la pobreza de sus experiencias que los obliga a mantener su actividad de laboratorios; siendo todo infructuoso para arrancar una prueba irrefutable contra las verdades eternas que culminan en la Divinidad. Se dice que todas la religiones acercan a Dios porque todas tienen origen en la realidad del hombre y del Universo"; cuando el hombre se ve desbordado por una realidad que le sobrepasa, piensa en un Ser Superior que se puede ocupar de él, a veces para su bien y a veces para su mal, y entonces desde la sabiduría de su aceptación comienza a elevarse sobre lo inmediato y evoluciona hacia la Verdad, estando destinado a perfeccionarse hasta traspasar la frontera marcada por las propias leyes de esta dimensión material del Universo en que vivimos actualmente.

Por otra parte, los que creemos en Dios como motor del Universo y principio de todas las cosas, nos hacemos a veces las siguientes preguntas: "¿porqué el ser humano ha de pasar por esta dimensión terrestre?, con todos los inconvenientes que ello conlleva: la enfermedad, el dolor, los sentimientos negativos, la muerte, y en definitiva el sufrimiento producto en gran parte de la fragilidad de nuestra naturaleza humana.

¿Es acaso la vida, como algunos creyentes dicen, una prueba que la Providencia pone al género humano?, ¿porqué habríamos de pasar prueba alguna?, si se nos regala un alma inmortal, ¿porqué no se nos regala el disfrute de la vida eterna en compañía del Creador sin necesidad de tener que pasar por hacernos merecedores de ello?.

Las respuestas a estas preguntas no son fáciles, ni aún enfocándolas desde el ángulo de la fe. Pienso que una de las claves podría estar en que, en principio, el ser humano tiene también que atenerse a una jerarquía de estados o dimensiones (materia - energía, mental, espiritual) del ser y del Universo al que pertenece, por lo que tiene que seguir las reglas de ese Universo en el que y desde el que ha sido creado. Así, el hombre, formado por una unidad indivisible con una dimensión material y una dimensión espiritual tiene que pasar por un ineludible "proceso de refinamiento" que le eleve en esa pirámide de estados posibles del ser, para poder trascender de nuestra dimensión actual hasta esa otra dimensión que esperamos tras la muerte de nuestro estado material.

El navegante.