El Santo Rosario

Directorio

  Inicio > Documentos y artículos > Mundo civilizado

 

Inicio

Mapa del sitio

Presentación

Jesucristo

La Virgen María

El Santo Rosario

El Santo Via Crucis

Programa Santo Rosario

Crear CD del S. Rosario

Chat del Grupo

Sala de oración

Oraciones del cristiano

Blog de la Agrupación

El Evangelio de hoy

Buscar en la Biblia

Buscar en el Catecismo

Software y utilidades

Enlaces a sitios católicos

Noticias recientes

Noticias y eventos

Arte religioso

Música religiosa

Documentos y artículos

El Santo del día

Contacta con nosotros

Búsquedas

Archivos del sitio

 

La pérdida de contacto del "mundo civilizado" con la realidad

Dice el pensador Stefano Fusi que debemos abrirnos a la realidad con la actitud del viajero. No es necesario irse a las antípodas para experimentar la emoción que nos puede producir el encuentro con lo cotidiano visto con ojos nuevos.

  • La pérdida de contacto con la sabiduría de otras culturas.-

Mientras en Europa estábamos casi en la edad de piedra, en Oriente florecían civilizaciones de las que aún hoy solo los estudiosos de la historia saben algo, por no hablar de otras civilizaciones como las de los incas, aztecas, indios americanos, aborígenes australianos, etc., pueblos que alcanzaron cotas espirituales y culturales muy elevadas. En la historia de la humanidad, hace relativamente poco tiempo que los occidentales empezamos a tener idea de que somos un único planeta poblado de individuos maravillosamente diferentes con historias y tradiciones distintas.

El "mundo civilizado" se ha mantenido durante la mayor parte de su historia apartado de la influencia de otras culturas, en parte por la dificultad de comunicación entre los pueblos en el pasado, en parte por la simple y absurda creencia de una mayoría de que el desarrollo de la tecnología es el único camino hacia la evolución de los pueblos, viendo la forma de vivir y de pensar de otras civilizaciones solamente como algo curioso, desaprovechando la experiencia y sabiduría de otros pueblos. La evolución se ha medido muchas veces en términos de producción, de consumo y de "bienestar social".

  • La pérdida de contacto con la naturaleza.-

El "hombre tecnológico" se aleja de su propio ser al alejarse de la naturaleza, creyendo dominarla sin sentirse sinceramente parte de ella, cuando debería aprender la lección que nos da la propia naturaleza que, por ejemplo, nos enseña a no desperdiciar nada, ya que en ella todas las cosas forman parte de un ciclo de regeneración infinita de recursos. Aprender a reconocer los estrechos vínculos que nos unen a la Tierra es quizá el primer paso para retomar el camino hacia la salud física y mental.

  • La pérdida de contacto con la búsqueda de la verdadera salud.-

Sabemos ya que la salud depende más de la calidad de nuestras emociones que de la cantidad de medicamentos que tomamos. La "tecno-medicina", a pesar de los últimos hallazgos científicos, no es capaz de captar ese hilo finísimo que une mente y cuerpo. Recientes estudios científicos están demostrando que existen una estrecha relación entre el sistema nervioso central, el sistema inmunitario y el endocrino, de forma que, la relación entre las emociones y la salud o enfermedad es mucho más profunda y sutil de lo que se pensaba. Las antiguas medicinas sabían y saben todo esto, de hecho estas medicinas utilizaban, por ejemplo, técnicas de meditación para entrar en contacto con nuestras energías profundas que aumentan nuestra conciencia y capacidad de afrontar procesos de crecimientos interior facilitando así mismo el camino de la salud física y mental. Gran parte de las enfermedades que nos afligen se deben a la pérdida de la armonía con nuestro ambiente y con nuestras verdaderas necesidades. Así, cualquier farmacoterapia que olvide aspectos humanos y sociales del enfermo, que no vaya acompañada de una actitud hacia la persona que sufre que le haga comprender sus vivencias y capacidades interiores aplicando otras técnicas complementarias, no logrará una salud integral del enfermo.

  • La pérdida de contacto con la verdadera esencia del hombre.-

Estamos en una civilización dominada, como la sicología clásica, por un dogmatismo materialista freudiano que parece estar lejos de ofrecer respuestas satisfactorias y eficaces a los problemas humanos. Se han estado aplicando al ser humano, modelos de comportamiento basados en muchos casos en los ratones de laboratorio, modelos que comenzaban a parecer poco adecuados para explicar la evolución psicológica del hombre. Por poner un ejemplo, cualquier estado no ordinario de la conciencia era considerado como una "regresión psicopatológica". Sin embargo, otras perspectivas, sin dejar de aceptar muchas cosas ya establecidas por la sicología clásica, reconocen estados más elevados de la conciencia como metas alcanzables y deseables pues pueden ofrecer experiencias más gratificantes al ser humano que le llevan a conceptos como: paz interior, sabiduría o comprensión superior. Así, estados de conciencia superiores, como los alcanzados por santos de la religión cristiana o por místicos de otras religiones, adquieren un valor añadido de auténtica salud mental y no al contrario.

El navegante.